Cave Dweller Music

Mothman and the Thunderbirds lanza su álbum Portal hopper

16

Después de escuchar por primera vez el material de esta banda oriunda de Philadelphia, me encontré un poco desubicado por lo que recién llegó a mis oídos; no son melodías a las que, al menos yo, estuviera muy familiarizado o acostumbrado, de hecho me resultaba extraño (en el buen sentido), esta nueva apuesta por amalgamar varios géneros, entre sonidos y ritmos, para crear canciones épicas y ambientales, me pareció llamativo. El proyecto comenzó como una one man band, aunque ha tenido algunas colaboraciones, sobre todo el presentaciones, y así, a través de los años hasta el presente 2024, Alex Parkinson nos trae con este nuevo álbum una apuesta bastante llamativa, como mencioné líneas antes, pues es una mezcla interesante de rock progresivo, space rock, dreamy psychedelic (como menciona el mismo Alex), dando como resultado un género que el artífice principal de la banda dio por llamar Dream metal. El mero nombre podría sonar como un oxímoron, sin embargo, una vez que escuchas detenidamente la propuesta de Mothman and the Thuderbirds, te das cuenta que tiene perfecto sentido el nombre, pues es una amalgama de ambientaciones, de teclados dulces, voces limpias y cadencias largas, junto a elementos de metal que calzan y le dan un sonido único. El álbum se titula Portal Hopper y se lanzará el próximo 12 de julio del presente año, contiene 12 tracks variados y bien formulados, por lo que esta reseña es un pequeño esbozo de lo que escucharán próximamente.

El álbum arranca con una rola veloz, intensa, Ruby Skies, se siente la precipitación a partir de los intensos golpes en la batería y los constantes rasgueos, que son acompañados por el teclado con un sonido suave pero igual de veloz; al entrar la voz, hay una breve pausa para continuar con un blastbeat en la batería y retomar esa intensidad con la había comenzado la canción. La melodía oscila entre la velocidad y la intensidad de la batería y las cuerdas, y puentes tranquilos y etéreos, a ello hay que añadir el estilo de canto, lo cual acerca la rola al sonido del power metal, con la salvedad de que el teclado le da una sensación onírica, irreal, épica. La siguiente canción del álbum se titula Polygonal Pollywog, en la que predomina en sus primeros segundos el sonido del teclado, el que da, junto al riff de guitarra un aire de fantasía muy bueno. Este pasaje se mantiene hasta la entrada de la voz, y la variación es la batería que ocasionalmente sube la intensidad de los golpes, hasta el frenón que da en el puente, que da entrada, después de su primera repetición y una breve pausa, a un pasaje melódico donde se escucha a la batería rapidísima acompañada por la guitarra, mientras el teclado sigue dando la misma sensación que ha mantenido en la evolución de la canción. La tercera rola ya comienza un poco más lenta y con una guitarra más agresiva; así, Flatwoods monster, tiene un sonido un poco más cercano a progresivo moderno, más duro y cruento, cercano al metal, incluso en la voz con vocoder que acompaña a la voz principal se nota ese esfuerzo por ambientar en esta ocasión de una forma oscura y fuera de lo convencional.

Liminal spacetime continuum tiene un sonido más cercano al rock alternativo: guitarra limpia, progresión de acordes, línea de bajo muy groovera y batería más estándar, mientras la voz es más melodiosa, es decir, la cadencia va más acorde a la melodía; esta rola, junto a la siguiente, titulada Fractals, destacan por su ritmo un tanto alejado de las canciones anteriores, un poco más próximas tanto al rock alternativo, como mencioné, y Fractals, como una mezcla interesante donde se conjuga un sonido onírico y un ambiente etéreo hecho con teclados, un groove de bajo bastante bueno y difícil de catalogar, y el sonido pesado de la lira, es a partir de esta rola donde el sonido de la banda comienza a cobrar ese toque único que mezcla los elementos que Alex menciona como base para este álbum, lo mismo sucede con Squonk Kingdom, rola en la que la identidad única dwe MatT, mediante los instrumentos y la voz, alcanza una cota ya inconfundible, el teclado deja de ser sólo un instrumento ambiental y toma un papel más protagónico: tiene un breve solo, acompaña a la guitarra con el riff, acentúa bien el sonido.

Alex va jugano con los elementos que influencian a este álbum, los va mezclando y obtiene distintos resultados, canciones que podrían parecer de distinto género, por ejemplo, la próxima canción, Akashic records, vuelve a cambiar el tipo de canción, en esta ocasión, sólo el teclado y la voz son partícipes para crear una canción con un toque solemne. En Scape from Flatwoods retoma el sonido pesado y metalero, la guitarra suena potente y con distorsión, la canción tiene un poco más el sonido y las características clásicas del metal alternativo, pero lo interesante está en el contraste con las canciones pasadas así como el constante oscilar de cada canción, básicamente no sabemos a qué nos enfrentaremos cuando termine el track actual, y eso no sólo hace versátil el disco, sino que, a la primera escucha, no deja de captar nuestra atención (por eso decía que me sorprendió bastante). Luego, Somewhere in time es una rola acústica, con ambientación lograda con el teclado y la voz, no más, con un toque quizá country, quizá western, me remite a un vaquero tocando su guitarra acústica a la luz de una fogata. Nuevamente, Alex nos da un cambio importante, volvemos a ese Dream metal, guitarras duras y pesadas, ritmo lento, casi al punto de doom, y ambientación con el teclado con al rola The Zaratan. Mientras tanto, So long (Portal Hopper), da continuidad al sonido duro y ambiental/armónico de la rola anterior, pero en esta ocasión, el bajo es muy característico, además de tener un groove muy bueno, el riff lo toca slapeado (me recuerda un poco a las canciones del Fungus among us de Incubus), y el disco cierra con otra canción tranquila, titulada Attic con guitarra acústica y algunos arreglos con eléctrica, la voz suena melancólica, tiene una cadencia muy buena, y me parece, dadas las dos canciones anteriores, cerrar con una rola tranquila, melancólica, que contrarresta la pesadez anterior.

A grandes rasgos, es un disco diverso, pero que se caracteriza por el ambiente etéreo logrado con le teclado, conjunta diversos elementos de varios géneros y los hace funcionar de manera única y muy disfrutable. Nadie, o al menos yo no, pensaría en mezclar, por ejemplo, ritmo al estilo Tool, los ambiente del dream pop y el shoegaze, lo pesado e intenso del metal y tener como producto una propuesta mu chingona que sorprenderá a propios y extraños del género.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *