Cave Dweller Music

Astral Azif estrena su álbum debut, Tales of Madness

80

El pasado 12 de mayo recibí una grata notificación: se liberó en Bandcamp el álbum debut de Astral Azif, titulado Tales of madness, de inmediato entre a ver qué onda, porque la rola que previamente habían lanzado y que me había dejado con un sabor de boca muy bueno. Casualmente, la semana pasada los incluí en las rolas de Fuzztlán radio, no me esperaba que pronto el power trío lanzara un álbum por demás, y a modo de spoiler, muy bueno y original. A través de cuatro canciones, nos cuentan historias y nos sumergen en un estado de alerta y paranoia constantes, nos hacen sentir la inquietud y la demencia de los personajes que aparecen en las narraciones de Lovecraft (principal fuente de inspiración de la banda) a partir de sonidos, melodías y ritmos bien empleados. así, veamos qué tanto es tantito con este nuevo álbum que me entusiasmó muchísimo.

La rola que abre este trabajo se llama Il morte, e inicia como si fuera a tratarse de una canción estrepitosa y potente, pues inicia con constantes golpes al unísono de todos los instrumentos, constantes rasgueos de lira y bajo acompañados de sonidos tribales de toms, de pronto cesa,, suena el bajo con wah, con un riff lento que pareciere que emula a un ser arrastrándose lento y pesado, mientras la lira acompaña con algunas notas sueltas que vuelven más inquietante el puente inicial. Después de unos tarolazos bien dados, comienza un riff pesado y contundente que abre paso a la parte del verso: el bajo recupera el riff, pero sin wah, la guitarra acompaña con notas disonantes y la voz parece espectral para guiarnos en este relato de horror complementado por tremenda melodía. A partir de ahí, va variando la melodía en cuanto a notas y riffs, pero la sensación de aplastamiento y desasosiego continúa. A mitad de la canción, cambia esta a un ritmo potente, más agresivo y rápido, como si aquella acechanza que sentíamos antes se manifestara o estuviera prácticamente sobre nosotros, luego el solo de lira, voladísimo y oscuro, aparece para acentuar esa sensación de vertiginosidad que no cesará hasta que acabe la canción.

Egregore, la segunda rola, tiene al inicio al menos, un sonido más tradicional del stoner/doom: un riff pesado, lento, pegajoso, acompañado de un ritmo lento y sencillo y una voz espectral, que nos guían a un puente que complementa el cuadro. La inclusión de algunas notas disonantes en el desarrollo del verso y puente le dan ese toque tenebroso que acentúa y da un toque único a la rola: lo denso y aplastante se uno a la sensación de lóbrega que esa disonancia crea. La parte del solo de lira es particular: sube la velocidad de la melodía un poco, la batería incluye un cencerro, el bajo tiene un groove tétrico y el solo en sí suena bien setentero; la mezcla de estos sonidos es rara al inicio, pero luego tiene cohesión y sentido, te envuelve en un espiral de sonidos que van y vienen según prestes atención a uno u otro instrumento. Después vuelve al lento proceder, a la disonancia, pero sin un sonido atascado en cuanto a fuzz o distorsión, por lo que el énfasis se hace en lo ambiental a partir de la disonancia, nuevamente crean una angustia en el escucha digna de la oscuridad de su melodía. El final se vuelve estrepitoso y caótico, me recuerda un poco a “La música de Erich Zann” o “El morador de las tinieblas” de Lovecraft por esa sensación de vertiginosidad.

Sigue S.O.N. (Sounds of Neuroactivity), que inicia con un remate de batería, luego se abre paso un riff bien setentero, lento, vintage y con mucha fuerza, la cadencia de la voz también cambia, se vuelve más larga y suave, pero más áspera al cantar le dan ese carácter antaño. Sigue un riff sabathero, clásico y bien pegajoso, movido, la verdad que en conjunto, esta rola marca un acento importante en el desarrollo del álbum: fuerte y viejo, al estilo Behind the wall of sleep de Black Sabbath, no se requiere pesadez y sonidos toscos para crear una rola que nos acerque al lado oscuro del ser humano (o de la realidad). A poco más de la canción, el ritmo baja, comienza a sentirse la densidad sin perder ese toque clásico de toda la rola, y se mantiene así hasta el fin, dando un final pesado, contundente y que te deja expectante, queriendo más.

Por último, R’Lyeh, rola que habían liberado anteriormente y que mencioné en una noticia pasada. El nombre, incluso para quien no está tan familiarizado con la literatura de Lovecraft, es reconocible, pues e trata de la ciudad hundida que alguna vez gobernó Cthulhu, el ser más famoso del escritor. Y la rola comienza haciéndose justicia: un riff lentísimo y grave, profundo, una voz cavernosa, como lejana en espacio y tiempo, los arreglos de lira acentúan esa sensación abismal que el bajo y poco a poco la batería crean. La rola vuelve al sonido doom de las dos primeras y el final de la anterior canción, esa lentitud, acompañada del aplastante ritmo lento y el abrumador sonido grave y fuzzeado, complementan muy bien la temática de la mítica ciudad en la que duerme el verdugo de la humanidad. El puente que nos lleva de vuelta al verso tiene un sonido muy lóbrego, el riff es casi como una marcha fúnebre, luego volvemos al sonido crudo y potente y la voz áspera y fantasmagórica que había sonado al inicio de la rola. Previo al solo de lira, hay un pasaje vertiginoso en la guitarra previo a que esta misma se eche un solo tranquilo pero bien sólido, seguido de un breve instante donde el bajo suena solo y de a poco todo asciende como un golpe de locura al ver de vivos ojos al durmiente primigenio cuya presencia desquicia a los valientes que osan verlo en todo su esplendor. Este pasaje de la rola me gustó bastante por lo acelerado y el contraste que hace con el resto de la rola y del álbum.

Con sólo cuatro rolas este trío oriundo de Tijuana hizo una joya del stoner doom mexicano. A mi parecer, cada rola tiene un toque chingonsísimo que logra sumergirnos en la oscuridad y el miedo más primigenio: el miedo a los desconocido, según dice Lovecraft. Oscuro, inquietante, absorbente y que nos lleva a lo más profundo de nuestra oscuridad y nuestros temores, puedo decir que me encantó este álbum, pero de los cuatro tracks, S.O.N. fue mi favorita por rescatar ese sonido clásico y aún así, movernos fibras sensibles, ¿cuál es tu rola favorita, querido lector?

Para adquirir el álbum digital:

https://azifastral.bandcamp.com/album/tales-of-madness

Para estar al tanto de su actividad:

https://www.facebook.com/AstralAzif




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *